Cuando el niño se cae y se golpea la cabeza, comienzan las dudas y las angustias: ¿Necesito llamar al pediatra? ¿Tengo que llevarlo a Urgencias? ¿Necesita de rayos X? ¿Puede dormir? Pensando en ello, en este artículo te vamos a responder estas y otras dudas al respecto:

- ¿Por qué cuando el niño se cae, en la gran mayoría de las veces, se golpea la cabeza?

Esto ocurre, principalmente, en los niños menores de dos años de edad, cuando la cabeza tiene un tamaño casi proporcionalmente similar al cuerpo. Así, cada vez que el niño se cae, la cabeza se proyecta más fácilmente, por ser más pesada, lo que provoca más de un traumatismo en la región.

- ¿Todo niño que se golpea la cabeza debe ser llevado al hospital?

No. Las caídas triviales no requieren evaluación médica inmediata.

- ¿Cuándo es necesario llevarlo a una evaluación médica?

Los niños menores de dos años de edad deben ser evaluadas con más cuidado, pues, además de que los huesos del cráneo son más endebles, no pueden expresar correctamente lo que sienten. Algunas situaciones que requieren de una evaluación médica de urgencia son: caída del niño menor de 3 meses de edad; caída de más de un metro de altura para niños menores de 2 años de edad y caída de más de 1,5 metro en los niños mayores de 2 años; caída de más de 4 peldaños de la escalera; accidente con la bicicleta sin casco; accidente de tráfico con víctimas; pérdida de la conciencia por más de 1 minuto post trauma; presencia de chichones en la cabeza, principalmente en la región de las sienes y en la región posterior de la cabeza; sangrados por oídos o nariz.

- ¿Vómitos, dolor de cabeza y sueño son señales preocupantes?

Los vómitos pueden ocurrir después de golpear la cabeza y no significar nada más serio. Sin embargo, deben ser evaluados si se producen más de 5 veces en una hora. El dolor de cabeza también puede ser normal tras el TCE, pero se vuelve un riesgo si su intensidad aumenta hasta limitar la actividad del niño.

También es muy frecuente que el niño duerma después de golpearse la cabeza, por el propio estrés de la caída. Puedes dejarlo dormir, pero si es difícil despertarlo, se debe realizar una evaluación médica.

- ¿Los rayos X son necesarios?

Lo que busca el médico, generalmente, cuando el niño se golpea la cabeza es si tiene o no un coágulo en el cerebro, llamado hematoma. Los rayos X no puede demostrar esto. El mejor examen para evaluar si hubo o no lesión dentro del cerebro es la tomografía. Pero ¡cuidado! La realización de la tomografía no debe ser hecha de forma indiscriminada, ya que no está exenta de peligros para la salud del niño, principalmente en lo que respecta a la radiación. Si consideramos que el niño, por su característica exploradora, tendrá muchos traumas en la región de la cabeza durante la infancia, y que a todos ellos se realizará una tomografía de cráneo, la carga acumulada de radiación será muy grande, y eso, en el futuro, puede aumentar la posibilidad, aunque pequeña, de desarrollar leucemias o, incluso, tumores cerebrales.

- ¿Cuál es el período de mayor riesgo para que el niño evidencia algún síntoma más serio, después de un golpe en la cabeza?

La gran preocupación después de que un golpe en el cráneo son los hematomas. Estos pueden ser causados por lesiones de las arterias o las venas. Cuando se produce la lesión de la arteria, el sangrado es grande, intenso y causa compresión del cerebro rápidamente, pudiendo llevar al niño a la muerte. Es lo que se conoce como “hematoma extradural”. En este caso, los vómitos son persistentes y el dolor de cabeza progresivo. Se produce más a menudo hasta las primeras 12 horas después del trauma y, en general, es necesaria la cirugía de emergencia. Cuando la lesión se produce en la vena, el sangrado es más lento y menos intenso. Es lo que ocurre en el “hematoma subdural”. En este caso, el niño va empeorando cada día, pero hay tiempo suficiente para que el neurocirujano evalúe y dé el mejor tratamiento para cada caso. La cirugía puede no ser inmediata.